Guía Para Elegir Tu Seguro Médico


Al decidir firmar una decisión de seguro médico, es aconsejable verificar sus registros médicos antes de elegir alguno. Cada compañía tiene muchos centros médicos privados y profesionales, y esta cotización suele ser diferente a la de otras compañías de seguros.

Conocer las cotizaciones de médicos y centros de seguros de salud es muy importante para garantizar la atención médica de la familia. Esto se debe a que confirma que la atención médica y los reconocimientos médicos, incluidos en nuestro seguro médico, son accesibles y satisfacen eficazmente nuestras necesidades más apremiantes.

¿Qué es un historial médico de seguro médico?

El expediente médico del seguro es un listado de profesionales médicos, clínicas y hospitales privados concertados con la compañía. Con ello, podemos acudir a una asistencia médica para consultar a los expertos y realizar las pruebas diagnósticas, incluidas en el seguro médico.

Estas clínicas privadas, médicos y expertos mantienen acuerdos o consensos con las aseguradoras para que sus clientes puedan recibir tratamiento dentro de la cobertura del seguro. Por ello es que son tan importantes.

Además, los peritos y centros de salud que integran la historia clínica de la aseguradora los entregarán automáticamente al cliente después de la firma del contrato, sin permiso, ni pago adicional. Esto puede ser diferente si en el seguro se consideran gastos de bolsillo.

¿Por qué es tan importante el historial médico de una compañía de seguros?

Tener suficientes registros médicos en el seguro de salud nos permite hacer un mejor uso de nuestra cobertura de seguro aplicable y de los servicios médicos privados para pagar las primas. Por ello, es necesario un cuadro médico actualizado y confiable.

Guía a seguir para elegir su cuadro médico

En materia de salud, es necesario contar con médicos de confianza que nos recomienden para que podamos elegir una u otra compañía de seguros. Del mismo modo, debemos optar por clínicas y hospitales más cerca de casa para evitar perder tiempo y dinero.

Por lo tanto, si desea optar por ir a un hospital privado específico, debe verificar el historial médico de la compañía de seguros. Del mismo modo, debe evaluar los servicios médicos que pueda necesitar antes de contratar un seguro médico.

Estas son algunas de las claves de los servicios de salud de las compañías de seguros que deben tenerse en cuenta al elegir una póliza de seguro de salud:

Asegúrate de que la compañía de seguros tiene las coberturas que deseas. El objetivo es que sepas que seguro médico y qué cuadro médico elegir en nuestra web. Los cuadros médicos más populares son:

Adeslas

Sanitas

NorteHispana

DKV

Reale

Caser

Almudena

Asisa

¿Qué tipo de Seguro le interesa? Preguntas frecuentes al inicio

En un primer paso se debería de saber qué seguros tienen coberturas en hospitales o clínicas cerca de tu hogar. 

Detectar qué coberturas tiene cada seguro en un hospital concreto. Por ejemplo, Adeslas en Quirón cubre resonancias, pero no analíticas ni médico de familia.

Estas serían las preguntas que debes hacerte antes de elegir un cuadro médico:

1. Estudiar las exclusiones

Informar de enfermedades preexistentes, la compañía valorará el riesgo que supone asegurarte, y partir de esto, decidirá si hacerlo o no.

Las exclusiones no son más que los casos o condiciones que el seguro no puede cubrir. Cada seguro cuenta con sus propias exclusiones del plan, por lo que es importante que profundices qué tipo de exclusiones tiene el seguro que quieres adquirir.

Es muy importante considerar las exclusiones porque significan que el seguro médico no podrá apoyarte en lo que respecta a esa enfermedad, caso o condición.

Entre las exclusiones más comunes están las condiciones preexistentes. Cuando un seguro tiene esta exclusión, ninguna enfermedad o condición previa a la vigencia del seguro médico será cubierta por el mismo. Cabe acotar que aún cuando no eras consciente de la enfermedad, el seguro no te podrá brindar apoyo alguno.

También existen otras exclusiones como el servicio dental, citas oftalmológicas, maternidad, salud mental, medicina alternativa, etc. Cada seguro tiene sus exclusiones y, por eso, es fundamental que leas el contrato y todas las letras pequeñas para decidir cuál póliza te conviene más.

2. Experto: la base del seguro médico

Un excelente equipo médico debe proporcionarle una amplia gama de expertos para que pueda elegir. Esta es la mejor manera de brindar servicios por parte de profesionales en los que confían los clientes. De esta manera, si confirma que el médico tratante actual está incluido en la historia clínica, no tiene que renunciar a él.

Del mismo modo, incluir un médico de buena reputación en el registro médico también puede dar al asegurado la confianza de que recibirán una buena ayuda. En términos de salud, esto es fundamental.

3. Analice cotizaciones consistentes de clínicas y hospitales

Otra de las claves para distinguir un seguro y un buen historial médico es que cuenta con un centro de coordinación cerca de tu domicilio. De esta manera se pueden evitar desplazamientos innecesarios a otras ciudades.

Además del contacto cercano, también es interesante repasar la experiencia que brindan estos centros médicos privados. Así, nos aseguramos que pueda acceder a los reconocimientos y consultas médicas que cubre su seguro personal y podemos presupuestar de manera previa.

En cuanto a los centros de subvención de las aseguradoras, otro aspecto que conviene consultar es su equipamiento y donaciones. Idealmente, el centro donde se ubica el personal médico de la empresa debe contar con la última tecnología y estar preparado para realizar las pruebas diagnósticas necesarias.

4. Verifique las características de sus registros médicos

Finalmente, si está buscando un seguro que se adapte a sus necesidades, puede verificar fácilmente si su historial médico incluye las profesiones y servicios requeridos. A veces compramos un seguro médico y descubrimos que no cubre ocupaciones como la odontología o el personal de enfermería.

5. Calcule su seguro médico

Lo mismo ocurre con las pruebas de diagnóstico y los tratamientos específicos. Es muy conveniente confirmar el alcance de la política y evitar situaciones inesperadas, emergencias o imprevistos.

Por ejemplo, para las parejas embarazadas, es fácil conocer los reconocimientos médicos durante el embarazo incluido en el seguro. En este caso, estos son el examen físico prenatal no invasivo, la ecografía 4D o la hospitalización asistida antes o después del parto.

6. Gastos de bolsillo por visitas de historial médico y exámenes de diagnóstico

Otra característica que debe tenerse en cuenta a la hora de elegir un tipo de seguro u otro es el copago. En la mayoría de los seguros de salud, las visitas al personal médico están cubiertas por el precio de la póliza de seguro. Esto solos sería diferente si ambas partes acuerdan pagar un copago por ciertos exámenes y visitas médicas.

En este caso, el asegurado reducirá el monto pagado al utilizar estos servicios médicos privados. En función de la existencia o no del copago, en las pólizas de cuadro médico encontrarnos dos modalidades:

Cuadro médico sin copagos

Son aquellos seguros en donde el asegurado tendrá derecho a ser partícipe de que se le cubra cualquier especialidad. Además, con pagar la póliza se les cubren los demás centros concertados. Con esto, se podrán acudir a consultas médicas profesionales sin pagos posteriores.

Cuadro médico con copagos

Éste implica que se tiene derecho a que se le atienda al asegurado en cualquier hospital, pero se debe abonar adicionalmente el precio de la consulta. Este aporte es adicional a la prima anual y se realiza independientemente del servicio o especialidad médica.

Su ventaja principal es que se le suele brindar un precio más accesible al asegurado. Sin embargo, a cambio de esto, el asegurado igualmente abona un precio más bajo en comparación a lo que costaría una consulta, tratamiento o examen al que deba someterse.

7. Descubre en la letra pequeña cuando podrías darte de baja.

Elegir un buen seguro médico es muy importante. Si el servicio de un seguro no ha cumplido con tus expectativas, puedes darte de baja. Eso sí, darse de baja de un seguro médico cumple con la normativa establecida.

Para darte de baja de un seguro médico, tendrás que hacerlo un mes antes de que termine el año o vigencia del seguro. La fecha exacta dependerá de cada seguro, sin embargo, muchas pólizas se guían por el año natural. De esta manera, el año finaliza o vence el 31 de Diciembre.

Con un mes de antelación, tendrás que hacer todo el papeleo necesario: cancelar la renovación del contrato, comunicar por escrito tu decisión y cualquier otro requerimiento del seguro contratado.